Alquilo vientre .Vendo bebé.

¿Son los vientres de alquiler éticamente aceptables? ¿Se toma el hombre atribuciones que no le corresponden? ¿Atentan contra la ley Natural? ¿Fomenta la generosidad o el egoísmo?

Casi 1.000 familias españolas recurren anualmente a la gestación subrogada o alquiler de vientres. Esta práctica, aunque prohibida en España, permite conseguir un bebé a medida al mismo precio que  adquirir un coche de lujo.

¿Es lícito recurrir a estas técnicas para lograr descendencia? ¿Existen víctimas en este proceso?…y, de haberlas, ¿quiénes son? ¿existen alternativas?

Partamos de que la Declaración Universal de los Derechos Humanos no recoge en ninguno de sus puntos nada parecido al derecho a tener hijos.

Jugando a ser dios

Un “vientre de alquiler” es un recipiente con el que jugar a ser dios. Mediante la mezcla de esperma y óvulos de distintos donantes se puede llegar a lograr un bebé con las características que más apetezca al “consumidor” (a elegir en catálogos),  tenga o  no nuestra carga de ADN.

Acuden a esta técnica parejas heterosexuales que no pueden tener hijos y no quieren adoptar, parejas homosexuales que biológicamente no podrían tener hijos comunes, y famosos adinerados que hacen gala de su individualidad.

¿No aparece rodeado este proceso de alquimia de un halo de egoísmo? ¿No sería más lógico adoptar y reducir el número de niños nacidos que carecen de familia? ¿Y canalizar los cerca de 100.000 abortos anuales existentes en España hacia esas parejas con “necesidad” y que tanto “sufren” por no poder tener hijos?

Parece que aquí el que menos importa es el bebé objeto de la transacción. Pesa mucho más el interés de la pareja solicitante, de la donante del vientre y de la empresa que se lucra y mercantiliza el proceso.

Los efectos secundarios

Los clientes de estos servicios ignoran o hacen oídos sordos a los efectos secundarios que se producen, desde los problemas emocionales que le pueden sobrevenir a la donante hasta el derecho del niño a conocer sus orígenes.

Nada importa en aras de satisfacer el capricho del famoso rico de turno o la “ansiedad” de la pareja infértil.

Es frecuente que los niños de vientre de alquiler quieran conocer a sus padres, saber sus orígenes, ser conscientes de sus raíces. Esto, demasiadas veces, causa graves problemas emocionales.

También ocurre que las “madres recipiente” se arrepienten y  no cumplen el contrato que mercantiliza el acto, ya que el vínculo emocional supera al vínculo mercantil.

La “Feria de Ganado”

En la actualidad, como si de ferias de ganado se tratara, se celebran ferias de alquiler de vientres. Aun estando esta práctica prohibida en España, no lo está su comercialización. Es como si está prohibido el consumo de drogas pero hubiera ferias para facilitar su comercialización. Que no será para que asociaciones feministas lo equiparen a la prostitución.

Al entrar en una de estas ferias te encuentras distintos “puestos” donde te ofrecen el más diverso equipamiento para tu “nueva adquisición”, desde el color de ojos, la etnia o el grupo sanguíneo del donante, hasta la posibilidad de que “todo quede en familia” para no “desvirtuar” la carga de ADN. Un catálogo muy completo.

____________________________________________

A unos periodistas que se hicieron pasar por pareja gay, les hicieron la propuesta de que compraran gemelos con genética 100% de ellos. Cada uno aportaría su esperma para fecundar un óvulo de la hermana del otro. Imaginad las celebraciones familiares con los gemelos intentando aclararse sobre quien es su “padre-madre”, “tía-madre”,”tío-padre”…

____________________________________________

La casuística, en cualquier caso, es de lo más diversa. Hay países que no permiten al “vientre” cobrar dinero, como Canadá, y países en los que no se permite “jugar” a los homosexuales, como Rusia.  Estados Unidos sería el más permisivo dentro de la seguridad jurídica y la “calidad”. Se genera así otro tipo de turismo, el “turismo reproductivo”.

Y en España…

En España no es posible “producir bebés” por este método aún. No obstante, además de  los partidos políticos que por su carga de progresía sabemos que lo aprobarían, tenemos otros que en teoría debían amparar al votante conservador, y están  apoyando e impulsando su legalización.

Todo esto, unido a las posiciones de estos últimos respecto al aborto, al impulso de la ideología de género y al buenismo general imperante, está creando problemas cada vez mayores al votante conservador coherente a la hora de decidir su voto. El elector cristiano está siendo expulsado de las opciones que antes defendían sus valores y buscará, más pronto que tarde, otras opciones que mejor le puedan representar. Y lo llamarán “populista”…

En este vídeo podemos ver hasta que punto el egoísmo y la falta de responsabilidad convierten a los “consumidores” en traficantes de vidas humanas.

4 opiniones en “Alquilo vientre .Vendo bebé.”

  1. Qué terrible resulta traficar de esta forma con vidas humanas… Es impresionante la desinformación que tenemos y la información errónea que se nos transmite y creemos sin intención siquiera de contrarrestar. Es interesante poder ver, como en el vídeo, algunas de las tremendas consecuencias y casuística que se producen para que tomemos conciencia de la barbarie. Gracias por hacernos reflexionar

    Natalia

  2. Gracias Anton por tus reflexiones. Es muy triste a que grado de crueldad y egoísmo somos capaces de llegar los hombres cuando nos olvidamos de Dios y prima únicamente el capricho humana. Ojala este escritos nos despierte la conciencia de defender la dignidad de la vida humana. Un abrazo y oraciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *