10 puntos que definen nuestro grado de feminismo

Descubre en qué grado eres feminista. España, es uno de los países donde más fuerte está implantada, la política de igualdad de derechos y obligaciones en el binomio hombre-mujer. Y lo tenemos interiorizado.

A veces, a la hora de posicionarnos sobre algunos temas, nos dejamos llevar por la marea imperante en nuestro entorno, sin plantearnos qué sostenemos en realidad.

En un tema tan controvertido, como el lugar que debe ocupar la mujer en nuestra sociedad, la mayoría navegamos por el mar de confusión creado por las corrientes que comentábamos en nuestra anterior entrada, 4 etapas del feminismo (leer aquí).

En realidad, la mayoría secundamos los postulados del “feminismo liberal”, que trata de la integración de la mujer en la sociedad con la naturalidad propia de las personas civilizadas. Pero, ¿los suscribimos todos?.Veamos.

Postulados del feminismo libertario

1.- La victimización no libera a la mujer.

No se puede pretender ser independiente entregándose en los brazos del Estado para que nos resuelva los problemas. La mujer independiente es muy capaz de salir adelante por sus propios medios, tomar decisiones sin complejos y explotar su potencial.

2.- Piensa que el feminismo radical se ha convertido en plaga.

Se ha politizado la lucha de la mujer, hasta el punto de convertirla en un arma para conseguir cuotas de poder político. Han enterrado definitivamente aquello por lo que lucharon las primeras feministas libertarias y se han centrado en objetivos de ingeniería social, que nada tienen que ver con la pretendida equiparación de derechos y obligaciones.

3.- El feminismo liberal no es excluyente…

…en cambio el radical busca continuamente la confrontación  y manipula emocionalmente para difundir medias verdades que excluya a todo aquel que le haga frente. O estás con el nuevo feminismo radical o eres un machista extemporáneo y por tanto, “machete al machito”.

4.- El feminismo liberal no despoja a la mujer de su poder de decisión sobre la maternidad…

…sin embargo el feminismo radical presenta la maternidad como opresora. No busca, el radical, proveer a la sociedad de mecanismos que posibiliten que la mujer opte por conciliar su faceta laboral con su faceta de madre. No acepta que hay mujeres que quieren vivir para trabajar, otras para ser madres y otras para hacer ambas cosas.

5.- El feminismo liberal piensa que la violencia no es cuestión de género.

Rechaza todo tipo de violencia y es consciente de que la tasa de homicidios en España está un 40% por debajo de la media europea (uno de los países más seguros del mundo). Concretamente las mujeres asesinadas por cualquier tipo de agresor son 5,15 por millón, frente a 11,66 en la UE o 39,6 en América.

Sostiene que la violencia se lleva dentro y se aprende. Por ello se preocupa de esos padres y madres que pegan a sus hijos por exceso de estrés, por esos gritos y situaciones de tensión que se generan, no solo contra las mujeres, sino contra los hijos, los hombres, los ancianos…

6.- El feminismo liberal sostiene que la Ley contra la violencia de Género de 2004 no ha resuelto nada.

El efecto real de esta ley ha sido incentivar la presentación de denuncias falsas, dando carnaza a los medios de comunicación para seguir adoctrinando, y a los abogados para conseguir mayores réditos en las demandas de divorcio.

“La presunción de culpabilidad del hombre es una transgresión muy grave de los principios del derecho en los países civilizados” María Blanco

7.-El feminismo liberal no acepta cuotas o listas “cremallera”

Asegura que forzar estas es la mejor manera de perpetuar la sensación de inseguridad e inferioridad de la mujer. Defiende que hoy no se exigen distintos requisitos para acceder a los puestos de trabajo a mujeres y hombres, y que el criterio a valorar es el compromiso y la meritocracia.

Se postula porque la mujer elija el rol que quiera tener en su vida, sin imposiciones, y que sus limitaciones se las imponga ella misma, como cualquier hombre.

En “Afrodita Enmascarada” (María Blanco) aparece el ejemplo de una jefa de estibadores a la que apartaban y no querían que trabajara con el grupo. Y no, no eran los estibadores los que tenían el problema, sino las mujeres de éstos, ya que la citada jefa de estibadores era muy agraciada física y mentalmente. Eran las propias parejas de los estibadores las que no la querían trabajando con sus maridos.

8.- Patriarcado no es machismo

Tiene claro, el feminismo liberal, que el patriarcado es una forma de organización que viene de la forma de repartir el trabajo en épocas anteriores, organización que venía dada por las características físico-psíquicas de las distintas personas.

Cualquier persona que conozcamos está educada (por sus madres, profesoras, esposas…) en el heteropatriarcado, y no por eso es machista.  El patriarcado irá evolucionando de forma sana sin necesidad de manipulaciones hembristas radicales.

9.- Acepta la prostitución y la pornografía como un servicio más.

Al margen de razones religiosas, el feminismo liberal piensa que en nada difiere vender un servicio sexual de vender un servicio intelectual, músical, de modelo o deportivo. Eso sí, se ha de hacer voluntariamente, pues de esta forma la mujer no estaría cosificada (extensible también al sexo masculino).

10.- Violaciones, libertad sexual, acoso laboral.

En su lucha por la igualdad, el feminismo liberal reclama responsabilidad a las mujeres para afrontar sus actos, sin caer en las soluciones fáciles que les ofrece el entorno legal actual.

Así, partiendo de que ninguna mujer merece ser violada por ninguna razón, reclama a la mujer que se emborracha o toma drogas y se acaba acostando con uno o varios hombres, que se responsabilice en caso de arrepentirse luego, y no argumente que la forzaron porque estaba borracha. Recalca que cuando se toma alcohol o drogas se pierde la voluntad y se ponen a tiro de muchos depravados. Piensa el feminismo liberal, que las mujeres efectivamente violadas merecen un respeto, y que estos comportamientos irresponsables les niega ese respeto.

En cuanto al declive de carreras debido a la edad, que muchas actrices y cantantes denuncian, tiene claro que quien hace bien su trabajo resiste el paso del tiempo, como cualquier profesional.

Conclusiones

Estos diez puntos no son mi opinión, sino postulados que definen el feminismo liberal. A partir de aquí seremos cada uno quienes decidamos con cuales estamos de acuerdo y con cuales no, y en qué grado. Como en Botica, habrá de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *