Intimidad en el escaparate

He abusado de mi mujer. Se que no se debe, pero teniéndola tan cerca me parecía increíble no haberle pedido una colaboración antes. Ante la vulgarización que está experimentando nuestra sociedad y, abusando de su confianza, me pareció buena idea pedirle que escribiera un artículo sobre la elegancia de la discreción, la naturalidad y el saber estar. El respeto debe ser la base de nuestra convivencia social y no debemos “sacar los pies del tiesto” en nombre de una mal entendida modernidad.

Por Natalia Barcaiztegui  

Qué difícil resulta ensalzar el pudor en una sociedad en la que, alardeando de autenticidad, todo se muestra públicamente como prueba de franqueza y sencillez, como símbolo de naturalidad.  Continuar leyendo “Intimidad en el escaparate”